La Transformación Digital

¿Qué Es La Transformación Digital?
Photo by Pixabay on Pexels.com

En la actualidad, la Internet, la computación en la nube, las redes sociales, las plataformas móviles y otras tecnologías basadas en la información y las comunicaciones digitales, están transformando la manera en que los mercados acceden a los clientes y estos acceden a los mercados.

Actividades tradicionales como las ventas, la reposición de inventarios, la atención a clientes y proveedores, el mercadeo y las relaciones públicas, pasan necesariamente por un proceso de interlocución entre las partes en donde se intercambia información, pero ahora la interlocución entre los diferentes actores de la sociedad ha escalado a un nuevo nivel debido a las nuevas tecnologías de comunicación.

La Transformación Digital es el proceso mediante el cual las empresas tradicionales adoptan las tecnologías de información para adaptarse al creciente fenómeno de una sociedad cada vez más conectada. Es el proceso por el cual las organizaciones o empresas reorganizan sus métodos de trabajo y estrategias en general, para obtener más beneficios gracias a la digitalización de procesos y a la implementación dinámica de las nuevas tecnologías.

Este concepto engloba todas las razones por las que las empresas tienen que desarrollar soluciones software para administrar las relaciones con clientes, proveedores y socios comerciales. Con ella buscamos oportunidades para nuestro negocio, en un mundo cada vez más global.

¿Qué Significa Todo Esto Para La Empresa?

La penetración de la tecnología en la vida de las personas hace que las empresas tradicionales se perciban anacrónicas al no poseer canales digitales de acceso a sus productos y servicios, debido al paradigma creado por las redes sociales y las relaciones humanas conectadas. Esto obliga a las empresas a crear nuevos modelos de negocios que aprovechen los nuevos canales de acceso.

Estos canales no sólo deben dar acceso a la información, sino a todos los procesos de la empresa tales como ventas, contratación, garantía, soporte y asesoría, pagos, facturación y muchos otros que detallaremos en futuras entradas.

Empero, las empresas deben tomar en cuenta que este es un proceso disruptivo. Su implementación debe ser personalizada y adecuada al ritmo de cada compañía, para así asumir los cambios de manera más natural.

Aún así, la Transformación Digital es un tren en marcha. La digitalización de los canales de acceso a los beneficios de la empresa no puede dilatarse más. Hay que comenzar a tomar medidas ya. Comenzar a tomar contacto con las herramientas y adquirir el talento necesario para transitar, de la forma más adecuada, este proceso de transformación.

La Tecnología

En el panorama tecnológico actual, la electrónica de consumo (tabletas, portátiles, celulares, PCs, wearables) no son sólo herramientas en sí mismas, sino puntos de acceso a un cúmulo de servicios conectados que se consumen a través de dichos dispositivos. En este contexto es fundamental la infraestructura de red que sirva de plataforma para la oferta digital de nuestra empresa.

Esta infraestructura la podemos aprovechar de la siguiente manera:

Presencia digital

La web de la empresa… ¿Cómo se concibe una empresa moderna sin una página web?

Vayamos a un caso hipotético: Va en el metro y escucha a otros hablar muy bien de una empresa que nunca había escuchado nombrar y que justamente presta un servicio que hace tiempo está buscando. Están lejos para preguntar y, además, el metro para y es su estación. Debe bajar, pero el interés por saber más de esa empresa no le deja en paz. ¿Qué haría? Lo más natural: buscar en Internet el sitio web de la empresa. Pero si no tiene ¿que pensaría de esa empresa?

La necesidad de tener presencia corporativa en el mundo digital es real. El beneficio fundamental de tener un sitio web es el acceso desde cualquier lugar, en cualquier momento, a su oferta de productos y servicios, a la información de su empresa.

Las redes sociales

Otro filón del mundo digital son las redes sociales. Son la vía más natural para interactuar con clientes y usuarios.

Las redes sociales permiten a las empresas moverse estratégicamente en varios sentidos: Medir la penetración de la oferta de productos y/o servicios, observar la percepción del público sobre tu empresa, percibir el nivel de satisfacción de tus clientes, recibir sugerencias, canalizar reclamos, capitalizar éxitos, pero sobre todo Observar tendencias. Éste último factor es el que permite tomar previsiones respecto a inventarios, renovación de productos, renovación de la imagen de la empresa y estar siempre un paso adelante de los movimientos del mercado.

Las plataformas móviles

Según un estudio de Google, Las personas que se conectan diariamente a Internet lo hacen en un 80% desde el móvil. Esto da fe de la relevancia de las plataformas móviles en el mundo digital.

En tal sentido, las estrategias de digitalización de procesos desarrolladas por cualquier empresa deben observar el paradigma «Mobile first». Es decir, la estrategia de acceso digital a nuestra oferta de mercado debe estar pensada primero en el acceso móvil, y luego en otros formatos.

Este precepto tiene dos vertientes: primero, el acceso web debe tomar muy en cuenta los formatos de acceso móvil; segundo, considerar seriamente complementar el acceso web con una app que nos ayude a superar ciertas limitaciones que tiene el acceso web móvil en términos de desempeño gráfico, velocidad de conexión, almacenamiento local, autenticación de usuarios y otros.

Computación en la nube

Otro terreno en el que debemos tomar acciones es en el acceso de nuestra fuerza de trabajo a la tecnología. Mudar la infraestructura informática a la nube permite flexibilizar el acceso a nuestra fuerza de trabajo a los procesos internos y a las herramientas de trabajo a un costo asumible en términos de presupuesto, desarrollo, despliegue y utilización.

Imagínese a sus vendedores realizando pedidos en tiempo real desde los locales de los clientes y actualizando remotamente la información de la facturación. A sus proveedores verificando información de su inventario para poder tomar previsiones en la producción. A sus ejecutivos actualizando los datos de un acuerdo de negocio desde las instalaciones del cliente y a usted teniendo acceso en tiempo real a toda la operación.

Marketing digital

Otra corriente de aprovechamiento de los procesos digitales y la tecnología de la información es la administración de la relación de la empresa con la comunidad de usuarios.

Las redes sociales, el correo electrónico, las apps móviles y otros recursos digitales le brindan la posibilidad de dinamizar de forma casi instantánea la entrega de contenido a sus clientes, usuarios, seguidores y público en general.

Poder publicar ofertas, introducir productos, realizar encuestas y consultas, agendar eventos, etc., y poder medir el impacto de cada interacción con el público, de forma casi inmediata, es una facultad invaluable para los departamentos de mercadeo, desarrollo de negocios, publicidad y relaciones públicas de cualquier empresa.

Otras tecnologías

El Internet de las cosas, la inteligencia artificial, el Big Data, el Block Chain, la realidad virtual, la realidad aumentada, son otras tecnologías de las que puede echar mano para su beneficio. El mundo digital es casi infinito. Las empresas tecnológicas aportan cosas nuevas todos los días y el mercado se beneficia cada vez más de la digitalización.

¿Necesito un sitio web para mi empresa?

Un Sitio Web no es una moda ni una tendencia. Es una herramienta que te permite colocarlos beneficios de tu negocio al alcance del público a través de Internet.

El Sitio Web como herramienta supone un conjunto de beneficios para la empresa que hay que considerar si esta pretende ser una empresa moderna y actual.

Entre todos los beneficios, hay un elemento crítico común en todo emprendimiento comercial para que sea lucrativo: Las ventas.

Imagina que tu tienda o agencia esté en el bolsillo de cada cliente. Que para comprar o contratar sólo tuvieran que tocar la pantalla del móvil.

Y que, además, cada cliente, satisfecho con la experiencia, la recomendara a sus contactos enfatizando lo fácil, rápido, cómodo, conveniente y seguro que es. Las ventas crecerían de forma exponencial.

Pero no voy a convencerte con rezones pseudo-técnicas, difíciles de demostrar y de explicar.

En cambio voy a darte diez razones un poco más mundanas, pero que vas a asimilar mejor, y que seguramente te pintarán un panorama más claro de porque es buena inversión un Sitio Web.

La gente va a buscarte en Internet

Esta es una de las más convincentes y la que más me encanta.

No importa si eres una gran corporación o un kiosco de periódicos, la gente, cuando escuche tu nombre, va a buscarte en internet.

Estamos en la era de la información, para toda la población mundial es un hecho consumado que todo, ¡todo!, está en Internet… y, si no está, entonces ¡no existe!

¿Quieres que la gente piense que no existes?

Tu competencia tiene Sitio Web

Ese es otro problema. Los motores de búsqueda registran las búsquedas de todo el mundo. Si no apareces en las búsquedas, seguro que aparecerá tu competencia y ¡adivina!

Si, se van a ir con la competencia :(.

Tu negocio funciona las 24 horas

Tener Sitio Web es como tener un empleado robot que atiende a las personas por ti, y como los robots no comen ni duermen, lo puedes dejar trabajando 24/7.

Así, los clientes que no tuvieron tiempo de acercarse a tu oficina o tienda, o lo olvidaron camino a casa, pueden conectarse con tu negocio a través de Internet y hacer las compras o contratarte desde casa.

Incluso si se acuerda a media noche :D.

Las páginas web son buena publicidad

Un Sitio Web es la mejor vitrina para exponer tus productos y servicios. Puedes mostrar tu producto como quieras, colocar toda la información necesaria, documentación, características técnicas, detalles infinitos, puedes apoyar la información con recursos multimedia como imágenes, videos, gráficos y animaciones.

Puedes vincular “sugerentemente” un producto a otro, asociarlo a un servicio, aportar información de interés como usos recomendados, modos de aplicación o condiciones de garantía.

Puedes dar toda la información que cualquiera pueda requerir, organizada de forma comprensible y fácil de navegar sin que un experto tenga que estar dando explicaciones y, si aún necesitas el experto, lo puedes vincular a un chat, donde dicho experto le responda las preguntas a los clientes desde su móvil.

Toda esa información queda indexada en internet.

¿Vendes clavos?

Cada vez que alguien escriba “dónde puedo comprar clavos” en Google, ahí estará tu negocio, no puedes pedir más.

Construye tu imagen de marca

Ya dijimos que los sitios web son buena publicidad, por lo tanto, son el mejor canal para comunicar tu identidad corporativa.

Proyectar seriedad, calidad, compromiso, responsabilidad, valores que aumentan tu prestigio y mejoran la percepción que tiene el público de tu empresa.

En un Sitio Web tienes control de todo. Formas, colores, imágenes, información, pueden ser usados para inyectar en la conciencia colectiva los valores de tu marca y tu visión como empresa.

Crecen tus ventas

Cada vez que alguien pasa de largo tu tienda y recuerda que tenía que comprar algo dos cuadras más adelante, pierdes un cliente.

Cada vez que alguien, justo en el momento que va saliendo a tu tienda a comprar algo, su jefe le avisa que hay reunión de última hora, pierdes una venta.

¿Te imaginas cuántas ventas has perdido? … necesitas una Tienda Web. 😉

Conoces la percepción de tus clientes

En un Sitio Web la comunicación con tus clientes suele ser bidireccional. Puedes dialogar con ellos, pedirles su opinión, escuchar sugerencias, atender reclamos.

Paradójicamente, este tipo de interacción, a pesar de no ser en persona, ni en tiempo real, suelen sentirse muy íntimas y personales, y permiten formar relaciones sólidas con los clientes, cultivando la confianza y la lealtad de éstos, y formando una comunidad de fieles que a la larga serán tu mejor publicidad.

Alcanzas nuevos mercados

Cuando vendes tus productos o promocionas tus servicios en Internet, los pueden ver hasta en Filipinas…

¡Ah! ¿Que ya vives en Filipinas? ¿Y no te gustaría vender tus productos en Japón? XD

Crea oportunidades para ingresos pasivos

Una vez que tu Sitio Web alcanza cierta inercia aparece un recurso inesperado e intangible que te abrirá nuevas oportunidades de negocio.

El tráfico que genera tu tienda tiene valor para otras personas, que prestan servicios asociados a tus productos, venden productos relacionados con tus servicios o promueven productos y/o servicios complementarios a los tuyos.

Estas personas pagarían por las ventas generadas a partir de tu tráfico.

Además de esto, están los servicios de anuncios (ads), como Google Ads o de agregación de contenido como Tabula.

Todo esto representa una fuente externa y adicional de ingresos en las que no tienes que intervenir en lo absoluto.

Mejora las comunicaciones con el consumidor

Tener un Sitio Web te da acceso a un conjunto de canales y herramientas que te ayudan a mantener y administrar una comunicación limpia y fluida con clientes, usuarios, visitantes, etc.

Estos canales sirven para mantener las solicitudes de información sobre productos y servicios separados de, por ejemplo, opiniones o reclamos.

Las herramientas de comunicación te permiten atender a cada tipo de requerimiento en un canal separado, en el momento oportuno y dando una respuesta adecuada en cada caso, manteniendo un monitoreo constante sobre cada suceso y midiendo la respuesta del cliente y el desempeño de la respuesta del sistema para que puedas mantener satisfechos a todos sin lidiar con colas ni grupos de usuarios molestos, muchas veces con toda razón.

Al final siempre priva que tu consideres si es o no el mejor momento para dar el salto. Pero vistas estás diez excelentes razones y habiendo una cantidad creciente de beneficios, yo te diría que s no tiene un sitio ya, el momento es ahora.

Cómo vender sitios web

Vender un proyecto web

Primero que nada hay dos cosas que aclarar. Una es que, cuando hablamos de vender, no lo hacemos de la forma tradicional ya que no tenemos un producto que ofrecer. Lo segundo es que quien tiene la idea es el cliente, pero el cliente no tiene un sitio web.

El desarrollador web en este caso no actúa como un vendedor de carros, no tenemos lo sitios en un depósito esperando a que los vengan a comprar. Somos, más bien, como un sastre, que tiene modelos de trajes listos para mostrarle al clientes sus habilidades, pero el traje que le va a vender al cliente no está hecho. El cliente debe indicarle al sastre cómo lo quiere, y el sastre lo confecciona a su medida y gusto.

Pues bien, nosotros somos como un sastre. Le vendemos al cliente la habilidad que tenemos de convertir su proyecto en un producto robusto y sólido, en una herramienta efectiva que le permita asumir los nuevo retos que plantea un mundo completamente conectado. Para esto tenemos que saber lo que necesita el cliente, conocer los detalles de su negocio, qué le ofrece a sus clientes, para qué quiere un sitio web, qué beneficios espera de él.

Una vez que estemos claros con lo que el cliente quiere, podemos brindarle nuestros conocimientos para expandir su idea, ofreciéndole otras perspectivas, mostrándole el potencial de la tecnología web: Acceso a un mercado ampliado, conversión de clientes, ventas en línea, posicionamiento de la marca, marketing electrónico, comunidad digital, etc.

La Entrevista

El propósito de la entrevista con el cliente, en concreto, es analizar las necesidades que quiere subsanar con el proyecto. Ayudarlo a definirlas, delimitarlas y concretarlas.

Este proceso tiene dos etapas que hay que separar.

La primera etapa es exploratoria. En ella escuchamos lo que tiene que decir el cliente con mucha atención con el fin de entender lo que quiere y lo que necesita. Lo más seguro es que el cliente tenga una meta que quiere alcanzar o un problema que quiere solucionar. Nuestra misión es crear un escenario nítido en el que vemos claramente la meta del cliente o el problema a solucionar.

En la segunda etapa, debemos enfocarnos en los detalles técnicos. Separar la solución en unidades más pequeñas y crear una ruta de avance hacia dicha solución.

En general, el cliente tiene una idea muy abstracta de lo que necesita, pero nosotros necesitamos detalles concretos que nos permitan planificar el desarrollo y determinar el esfuerzo necesario para llevar a cabo el proyecto, además de calcular el presupuesto y estimar la fecha de entrega.

Para esto necesitamos crear una «Lista de Requerimientos».

La Lista de Requerimientos

La base de un acuerdo de desarrollo de un producto software reside en la lista de requerimientos. De esta lista parten todas las asunciones, la planificación, el control del avance, el control de calidad, el presupuesto, el compromiso de soporte post-desarrollo y otros factores importantes.

Una lista de requerimientos bien confeccionada encamina el proyecto hacia un desarrollo fluido y ágil que culmina con un producto robusto, confiable.

La estructura general del Front-end

Se conoce como Front-end a la parte de un sitio que es visible para el público general. Es la parte con la que interactúa el visitante. Su objetivo primario es poner al alcance del público información de interés para éste. Texto, imágenes, gráficos, videos, animaciones. Por eso, el primer paso en el diseño de un sitio web es determinar la forma como va a ser presentada dicha información.

En general, los sitios web están organizados en páginas o vistas que agrupan contenido relacionado y así presentar la información de manera fácil de entender.

Siempre hay una primera página, llamada página de inicio o bienvenida, dónde se presenta un panorama general del contenido. Ésta página debe ser el punto de partida y centro de la navegación para todo el sitio, de manera que si un visitante se pierde, siempre pueda volver al “inicio” y reorientarse nuevamente.

Un sitio puede estar conformado sólo por la página de bienvenida. Esto es muy válido para start-ups, promociones, servicios profesionales, freelancers, etc., pero para la mayoría de los sitios se hace necesario el uso de varias páginas que amplíen la información del sitio. Por ejemplo, en una web de comercio electrónico, conocidas también como “tiendas web”, además de la página principal, el sitio debe contar con otras páginas como catálogo, devoluciones, compras, garantías, atención al cliente, etc.

Hay que determinar qué información se va a mostrar en el sitio. Información relativa a la empresa, los productos, los servicios, los procedimientos. Cuántas páginas necesita el sitio para presentar, de la forma más conveniente, toda la información, procesos y procedimiento que la empresa necesita poner al alcance del público.

La lista de funcionalidades

Esta lista recoge las funciones, operaciones, procesos y procedimientos a los que el visitante va a tener acceso.

Por ejemplo, si la empresa desea vender a través del sitio una serie de productos fabricados por esta, podría querer mostrar en la página de bienvenida las virtudes y características de sus productos, la seriedad y confiabilidad de la empresa y opiniones de clientes satisfechos.

Además, mostrar a los visitantes un listado de los productos, cada uno vinculado a una página donde se muestren los detalles y especificaciones de cada uno, ofrecer un procedimiento de compra en línea, canalizar dudas, asesoría y devoluciones e informar a sus clientes de novedades, promociones y ofertas.

Así, una posible lista de funcionalidades podría ser como sigue:

  1. Mostrar información relevante de la empresa.
  2. Mostrar las características y beneficios de los productos.
  3. Mostrar un listado de productos ordenados por relevancia, con la posibilidad de filtrarlos por tipo, categoría, precio y otras especificaciones.
  4. Mostrar en detalle especificaciones técnicas, aplicación, funcionales de los productos, etc.
  5. Implementar un procedimiento de compra.
  6. Implementar un procedimiento de atención al cliente.
  7. Implementar un formulario de suscripción al boletín de noticias y promociones de la empresa.

Es necesario cubrir todas las funcionalidades deseadas por el cliente y desmenuzarlas en el menor detalle posible. Esto evitará que aparezcan detalles no cubiertos por la lista a mitad del tiempo de desarrollo que puedan comprometer la compromiso de estrega y el presupuesto.

El diseño visual

Una vez acordada la estructura del Front-end y las funcionalidades a desarrollar, es hora de acordar con el cliente el aspecto visual del sitio.

Visualmente el sitio debe reflejar la identidad corporativa del cliente, por tanto, el cliente debe suministrar cosas como el logo de la empresa con una resolución suficiente, los códigos Pantone o RGB (o en su defecto una muestra) de los colores corporativos de la empresa, las tipografías y patrones de diseño preestablecidos.

Con este material se deben elaborar algunas propuestas para mostrar al cliente con el fin de ir reduciendo criterios hasta llegar a un consenso.

Flujo y estructura de datos

La estructura de datos es un desarrollo técnico reservado para el equipo de desarrollo, sin embargo, el vendedor puede solicitar al cliente los formularios y documentos involucrados en cada uno de los procedimientos que el cliente quiere implementar en el sitio web, a fin de determinar el flujo y la estructura de la información necesaria para armar la base de datos y los formularios de cada procedimiento.

El cliente debe quedar atento a cualquier consulta que necesite hacer el equipo de desarrollo al respecto, con el objetivo de recrear de forma fiel los procedimientos de la empresa.

El panel de administración

Finalmente se determina la estructura del Panel de Administración desde dónde se van a controlar todos los aspectos internos del sitio.

Desde este panel se administrará el contenido que presenta el Front-end (texto, imágenes, etc.), se administrarán también las operaciones como ventas, contrataciones, cobros, atención a usuarios, SEO, marketing digital, etc.

Su estructura depende estrictamente de de las funcionalidades que se van a desarrollar para el sitio.

Las Fechas de Entrega

Una vez definida la lista de requerimientos se procede a realizar un análisis del esfuerzo que llevará el desarrollo del proyecto en términos de horas hombre.

Este factor permite estimar en cuanto tiempo se puede realizar el desarrollo en función con la cantidad de personal que trabaje. Más personal, menos tiempo.

Pero cuidado, la relación entre la cantidad de personal y el tiempo de desarrollo no es directa. Poner el doble de personal no reduce necesariamente el tiempo a la mitad.

Hay que poner las tareas en un orden lógico de ejecución determinando la dependencia entre tareas para definir que tareas deben ir primero y cuales siguen en orden de ejecución y, así, poder estimar el tiempo total real.

El Presupuesto

Con la estructura del proyecto armada, las funcionalidades a desarrollar definidas, el diseño visual aprobado por el cliente y las fechas de entrega acordadas, es hora de estimar el coste del proyecto.

En el proceso de planificar el orden en que se van a desarrollar las diferentes funcionalidades solemos identificar al personal necesario. La cantidad de personas que hay que ocupar para desarrollar el proyecto en el tiempo prometido.

El presupuesto, finalmente, se estima en base a la remuneración que corresponde al personal involucrado por el tiempo de desarrollo, las respectivas comisiones por venta y representación más la merecida utilidad para la empresa desarrolladora.

El Compromiso de las Partes

Una vez determinada la lista de requerimientos, las fechas de entrega y el presupuesto, sólo quedan por determinar algunas cosas.

En primer lugar la forma de pago. Esto debe acordarse después de aprobado el diseño general y la lista de requerimientos y antes de iniciar el desarrollo.

Luego, los medios de entrega del producto terminado.

Es importante determinar las pruebas a las que debe someterse el producto para comprobar su calidad y apresto funcional.

Un período de garantía y soporte para el cliente. Recomiendo un período corto de 2 a 4 semanas para cambios estéticos y un período de 90 días para fallos funcionales y de seguridad.

Es importante que ambas partes se comprometan a respetar la lista de requerimientos. Por su parte, el cliente debe entender que cualquier cambio fuera de la lista será asumido como trabajo adicional y así será programado y presupuestado. Por el otro lado, el desarrollador debe comprometerse con terminar el desarrollo de cada una de las partes de la lista observando los más altos estándares de calidad y dentro de los tiempos estimados, respetando las fechas de entrega y los períodos de garantía acordados.

De esta manera ambas partes quedan satisfechas con lo logrado y pueden conformar así una relación de negocio duradera, con base en la confianza y el respeto.

Recomiendo trabajar siempre con la satisfacción del cliente como objetivo. Un cliente satisfecho es un cliente fiel, y el mejor canal de proyección y posicionamiento de marca que existe.